Buscador

Búsqueda personalizada

Características del Urbanismo en la Revolución Industrial

La Revolución Industrial comienza en  1760 en Inglaterra: posteriormente llega a Europa, llegando a España muy tarde. Además aparece un cambio político relevante, la Revolución Francesa. Estos factores modifican enormemente la ciudad. A parte de los políticos, aparecen unas circunstancias que dan lugar a un importante cambio urbanístico.

¨   Características socio-económicas de la época

1.    Gracias a los avances en la medicina, las condiciones higiénicas y el incremento en la producción agrícola, desciende la mortalidad y por tanto aumenta la población.

2.    Con la aparición de la máquina de vapor y del telar se modifican los medios de producción. Hay una disminución de los costes de producción, aparecen bienes y servicios, hay más trabajo y disminuyen los precios. La producción se incrementa.

3.    La población se concentra en las ciudades, que es donde están las nuevas industrias. Hay una gran migración del campo a la ciudad. Manchester pasa de 12.000 a 400.000 ha. en 50 años.

4.    Mejoras de los transportes. Aparece el ferrocarril. El desarrollo de los medios de transporte da lugar a una transformación profunda en la ciudad.

5.    Dinamismo: la ciudad no había crecido apenas desde la Edad Media. Es ahora cuando el fenómeno del incremento de la población urbana (masificación) ocasiona problemas que perduran en la actualidad. El Estado no interviene en este proceso siguiendo las doctrinas liberales. En este caldo de cultivo es donde nace el urbanismo moderno con el fin de organizar la ciudad y hacerla un lugar digno para vivir.

6.    Liberalismo económico. En esta época aparecen las ideas de Adam Smith, que propugnan que cualquier intervención del Estado en la economía es un fracaso. Este capitalismo salvaje lleva a buscar el máximo rendimiento a toda costa, creando un problema social grave que el Estado no ataja: población explotada por sueldos míseros. La clase obrera vive hacinada con condiciones miserables, es difícil subsistir.

Estas características convierten a la ciudad en un lugar miserable para vivir, las ciudades crecen desorbitada y desordenadamente. El Estado, siguiendo las doctrinas liberales, no interviene. En este contexto nace el urbanismo moderno, con el fin de hacer de las ciudades un sitio digno para vivir. En 1830 aparecen unos movimientos que aceleran el cambio: cuantitativos (estadística, demografía, sociología…) y cualitativos (utopistas y políticos). Los movimientos políticos pretender mejorar la situación de la clase obrera y por tanto su lugar de vida, la ciudad.

La situación se vuelve insostenible y obliga al Estado a intervenir. En 1848 aparece en Inglaterra la primera ley urbanística, la Public Health Act, con el fin de establecer unas condiciones higiénicas mínimas (no había agua corriente ni saneamiento, los vertederos estaban en el centro…). El Estado asume la construcción del espacio público y la ordenación del espacio privado. A esto se le denomina normativa y es una de las principales características del urbanismo moderno. A partir de 1850 aparece la ciudad post-liberal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada